Todo cambia…

Cómo cambia la vida… cómo cambia la gente… cómo cambian las cosas… 

Y cuántas veces sin que tú, pintes absolutamente nada. 

Eso sí, como decía Jorge Drexler en su canción “todo se transforma”, las cosas nunca se pierden, pues siempre quedan ahí, y no tienen que hacerlo de manera física. Muchas veces un recuerdo, una imagen, una canción o un lugar… pueden tener muchísimo más contenido que cualquier objeto o recuerdo físico que se guarde. “Por qué cada uno da, lo que recibe, y luego recibe todo lo que da. Nada es más simple, no hay otra norma; nada se pierde, todo se transforma”.