Esteban Oliver: “Jamás hay que echarse para atrás si no es para coger impulso”

El actor que da vida a Zazú en el musical ‘El Rey León’ estudió en la Escuela de Teatro de Zaragoza.

_zazugeneral_0bdcbf82 (1)

Trabajo, confianza en uno mismo y persistencia. Estas son algunas de las claves que Esteban Oliver, actor que interpreta a Zazú en el musical de ‘El Rey León’ ha dado a un grupo de futuros intérpretes en Zaragoza. Al igual que los jóvenes -que lo miraban atónitos-, Oliverestudió en la Escuela Municipal de Teatro 20 años atrás. Este lunes volvía a casa para recibir a los nuevos alumnos y mandar un mensaje de ánimo a aquellos que todavía sueñan con vivir del teatro.

El actor de origen navarro es el segundo artista español que ha tenido el honor de actuar en Broadway con el musical ‘The Lion King’. Thomas Schumacher, presidente de Disney Theatrical Production, le seleccionó para viajar durante tres meses a Nueva York el pasado mes de abril. “Todavía no había acabado el bachiller y ya me había escapado para hacer las pruebas de acceso a la escuela”, recordaba un emocionado Oliver, que, mientras rebuscaba en sus inicios, tuvo que contenerse en alguna ocasión. “Siempre he sido un poco payasete, en el instituto mis compañeros se quedaban en el recreo para ver cómo imitaba a los profesores”, aseguraba. “Para mí, entrar a la escuela de teatro significó una apertura total de mente”, añadía.

Como suele pasar en estos casos, los padres de Oliver, a pesar de ser artistas, también se mostraron algo reacios ante la idea de que iniciara una carrera de intérprete. “Me decían que no tenía salidas, pero era lo que me llenaba y lo que me hacía sentir bien”, aseveraba.

El actor afirma que una de las claves de un buen intérprete es el reciclaje continuo, como se demuestra en su propio historial: ha estudiado con algunos de los grandes de la interpretación como Jose Carlos Plaza, Mercedes Gota o Sonia Kéller, también danza con Paul Grey y asistió a clases de claqué. Su experiencia en musicales consta de más de una década sobre los escenarios. Tras una estancia de tres años en Japón, trabajó con Concha Velasco en ‘Hello Dolly’ e interpretó a Dindón en el musical ‘La Bella y la Bestia’.

Desde 2011 da vida Zazú, consejero y mayordomo de Mufasa en el musical que está batiendo todos los records en la Gran Vía Madrileña y que recientemente iniciaba su cuarta temporada. Para alzarse con el papel tuvo que pasar 8 cribas y superar a 4.000 aspirantes pero antes también tuvo sus fracasos: “En las audiciones, muchas veces te dicen que no, pero eso no significa que no valgas. Tienes que seguir esforzándote y mantener la actitud positiva.En el musical ‘Mamma mía’ me dijeron que no y a los seis años me seleccionaron. Jamás hay que echarse para atrás si no es para coger impulso“, afirmaba.

“Trabajar en lo que a uno le gusta es muy complicado hoy en día y hay que luchar mucho, aseguraba el actor, quien quiso destacar el papel de los personajes secundarios en cualquier obra: “todos los personajes de una obra están puestos por una razón y cada uno es el más importante. La diferencia entre un musical y un buen musical está en los detalles”.
_mg9349_8cf8d9eb

La EMTZ cumple 35 años

La Escuela Municipal de Teatro ofrece una formación profesional única en nuestra Comunidad Autónoma. Se desarrolla a lo largo de tres niveles, con más de 2.700 horas lectivas. “No es exagerado decir que la escuela se ha convertido en un referente de la enseñanza profesional teatral en la comunidad y fuera de ella”, afirmaba Benito de Ramón, director del centro. Este año un total de 24 alumnos han comenzado el primer curso de interpretación, la mayoría de ellos asistieron a la charla de Esteban Oliver al que trasladaron sus dudas y miedos sobre el futuro, y aprovecharon para pedir algunos consejos, aunque al final, el único secreto tanto en ésta como en el resto de profesiones es el mismo: “Trabajar, trabajar y trabajar”.

“Ha sido muy interesante y muy realista”, afirmaba Inés, alumna de 1º de interpretación. “Ha sido una charla muy productiva y muy honesta. El hecho de que no haya querido engañarnos sobre este mundo todavía la hace más interesante“, apuntaba Marta, también nueva alumna. “A mí me ha animado mucho, parece que hay una luz al final del túnel”, aseguraba Lucas.

Noticia completa en Heraldo.es

Aragón, escuela de artistas

Música, danza o teatro son las tres alternativas por las que cada año se deciden cientos de aragoneses.

Aragón ofrece numerosas alternativas de estudio para todo aquel que sueñe con ser artista, y no son pocos. Este año cientos de aragoneses se han decidido a estudiar música, danza, teatro o arte en nuestra comunidad. Para el nuevo curso, más de 700 personas se han matriculado en los distintos centros públicos de la capital aragonesa, que han visto aumentar su demanda en los últimos años.

Sin duda, la oferta más completa es la musical. En Zaragoza hay tres conservatorios, el Superior de Música de Aragón, el Profesional de Música y el Municipal Elemental, ubicado junto a la Escuela Municipal de Música y Danza. El primero de ellos, uno de los más prestigiosos a nivel nacional, cuenta con un 25% de alumnado aragonés, una excepción con respecto al resto de centros, que, en muchos casos, requieren de estar empadronado en la capital aragonesa. “Actualmente somos el único centro aragonés que otorga un título oficial”, afirma Agustín Charles, director del Conservatorio Superior, que este año ha recibido 80 alumnos nuevos. Una cifra “muy en la línea de ediciones anteriores”.

Este martes el Conservatorio Profesional de Música volvía a sonar. En su caso, aseguran que el número de matrículas presenta “un crecimiento exponencial en los últimos años”. Tan solo este curso han recibido 540 solicitudes de acceso de las cuales 137 han logrado una plaza, 62 en enseñanzas Elementales y 75 en Profesionales. “Del total, tan solo 16 provienen de otras comunidades”, asegura Fran Balsera, secretario del centro. “Todos los niños deberían tener estudios elementales de música.No conozco a nadie que haya estudiado música que no sea feliz ya que aporta muchas satisfacciones y valores a los niños que podrán extrapolar a otros ámbitos de su vida cotidiana”, añade.

 

Foto de Paulina Aleshkina.

Foto de Paulina Aleshkina.

En Aragón, también danza y teatro 

En la calle Domingo Miral se ubican tres centros artísticos: la Escuela Municipal de Música y Danza, el Conservatorio Municipal Profesional de Danza, que arrancaba su actividad este martes, y la Escuela Municipal de Teatro, que comienza el día 29. “Hemos recibido más de 1.900 solicitudes de nuevo ingreso para 350 plazas divididas en tres departamentos: folclore, clásica y moderna”, explica Chema Peralta, director de la Escuela de Música y Danza. Estas cifras suponen un aumento de solicitudes en casi 700 con respecto al año anterior. En este centro, el 90% del alumnado es aragonés.

Para acceder hay dos tipos de pruebas, “un sorteo para aquellos que no tienen conocimiento previo, y una prueba de nivel para el resto”, explica Peralta. En este centro se ofrece una educación musical no reglada a elegir entre multitud de disciplinas, desde rondalla, canto, bandurria o laúd a los predilectos piano y guitarra, en varios niveles: básico, medio y de ampliación. “Hay gente que considera que con saber leer música es suficiente. Hay alumnos que tienen la vida resuelta y deciden retomar un ‘hobby’ de la infancia“, explica Peralta.

Al Conservatorio Profesional de Danza se presentaron 120 personas para 40 plazas. “Se requieren diez años para ser bailarín profesional. Muy pocos llegan, apenas cinco alumnos al año”, afirma Rafael Fernández, director del centro donde se imparten cursos de enseñanzas elementales y profesionales que asegura que la crisis ha fomentado una mayor demanda: “Los estudios privados son caros y existe un afán de formación para diferenciarse”.

La última en comenzar su actividad será la Escuela Municipal de Teatro, que este año recibe a 24 nuevos alumnos. “En total se presentaron 51 personas a las pruebas de selección, que consistían en preparar un par de textos, uno contemporáneo y otro clásico”, asegura Ramón de Benito, director del centro. Esta cifra de preinscritos también es superior a convocatorias anteriores. “El 80% de los jóvenes que se presentan proceden de Aragón“, añade.

Los aragoneses lo tienen claro

A sus 20 años, Lucas Casanova tiene claro que quiere dedicarse al mundo de la interpretación, razón que le ha llevado a matricularse en la Escuela de Teatro este año. “Siempre he querido dedicarme a esta profesión. He estudiando dos años en un centro privado y seis con la carrera de música en la especialidad de instrumentos de púa en el conservatorio de Zaragoza”, explica el joven.

Para Casanova, el apoyo de sus padres ha resultado clave a la hora de decantarse por la carrera artística. “Mi padre siempre me ha dicho que haga lo que me gusta, porque la única manera de triunfar en estos momentos es haciendo lo que te gusta de verdad“, afirma. En cuanto a las salidas profesionales, sabe que no es fácil, pero no imposible: “Me gustaría vivir del escenario, pero no descarto dedicarme a la enseñanza”, concluye.

Hay otros jóvenes que han de salir de su tierra en busca de su preferencia. Es el caso de Dani Ferruz, que comenzó a estudiar piano con 7 años y se va a Barcelona para continuar su carrera en el Conservatori del Liceu, de carácter privado. “En Zaragoza no existe la especialidad de interpretación jazz, por lo que tuve que buscar alternativas”. En su opinión, Zaragoza se encuentra muy por detrás de otras ciudades: “Para ser una ciudad como la que es, tendría que mejorar en cuanto a instalaciones y a educación”, asegura. “Aunque sé que es difícil, me encantaría dedicarme a tocar, y me gustaría hacerlo en casa, pero de momento no hay muchas posibilidades y hace falta apoyo de las instituciones”, concluye el joven.

 


Noticia publicada en Heraldo.es