Objetivo: Los Oscars

Las estrellas del séptimo arte vuelven a brillar sobre la alfombra roja

  • Esta noche se celebrará la 85º edición de los premios más prestigiosos del cine mundial en el Teatro Dolby.
  • Una velada que se podrá seguir en España a través de Canal +, TVE, Divinity y HoyCinema a partir de las dos y media de la madrugada.images (1)

 

Este año, la ceremonia de Los Oscars tiene un claro protagonista: las bandas sonoras de sus películas más reconocidas, aunque la organización ha asegurado que no eclipsarán al séptimo arte. La ceremonia promete ser todo un espectáculo de música en directo gracias a las actuaciones de Adele y Barbara Streisand, entre otros. También se hará especial hincapié en musicales como Chicago y Los Miserables, ésta última con 8 nominaciones a los Oscar de este año.
 
Como cada edición, la alfombra roja espera la llegada de los actores, actrices y directores más relevantes de Hollywood. Allí lucirán sus mejores galas, que harán las delicias de todos los críticos y comentaristas durante los próximos días.
 
Lincoln, La vida de Pi y Los Miserables son las películas con más nominaciones, pero también destacan otras como Django y la francesa Amour. Todas ellas nominadas aMejor Película junto con ArgoEl lado bueno de las cosasLa noche más oscura yBestias del sur salvaje. Entre los nominados a mejor director encontramos a David O. Russell, Steven Spielberg, Michael Haneke, Ang Lee y Ben Zeitlin.
 
Españoles en los Oscars
89508-775-550
Esta edición tan solo cuenta con un nominado español. Se trata de Paco Delgado, que opta al Oscar a mejor vestuario por Los Miserables. También la película Lo imposible de Juan Antonio Bayona estará presente gracias a la nominación de Naomi Watts como mejor actriz. Una de las ausencias más destacadas ha sido la de Javier Bardem quien no estará en la carrera de los Oscars este año a pesar de su gran actuación como villano en la película de Skyfall.
Anuncios

Page One: Inside the New York Times

Documental sobre el periódico New York Times

Comentario sobre el documental del 2011, dirigido por Andrew Rossi y producido por Magnolia Pictures. Durante un año, Rossi y su equipo convivieron con algunas de las estrellas de la plantilla del Times. Sin duda, fue uno de los momentos más críticos de la historia del prestigioso periódico e incluso se dudó de su continuidad. Al mismo tiempo constituye una profunda reflexión sobre el oficio del periodista y la ética en esta profesión. Tampoco olvida el eterno debate sobre el nuevo soporte digital. ¿Sobrevivirá la prensa escrita a los nuevos tiempos?
 
images

En el documental Page One, analizan uno de los momentos más difíciles en la historia del prestigioso New York Times, considerado uno de los periódicos más fiables del mundo y un verdadero “cuarto poder” en los Estados Unidos. Este diario nace en el año 1851 y se convierte en la fuente principal del resto de medios del mundo. A lo largo de su historia ha recibido 108 Premios Pulitzer. Tan solo su página web oficial [ http://www.nytimes.com/ ] recibe más de 30 millones de visitas al mes.

En 2011, Andrew Rossi decide realizar este documental y convivir con los trabajadores del NYT durante todo un año. En el momento del rodaje, el periódico no estaba pasando por su mejor etapa. La aparición de los medios digitales y el aumento de la competencia, unidos a la caída de la credibilidad del medio, causaron varios despidos y una crisis generalizada del oficio del periodista a nivel mundial. Todo comenzó en el año 2002, cuando la periodista Judith Miller publicó una serie de informaciones en las que aseguraba la existencia de armas de destrucción masiva en Iraq. Gracias al prestigio de la periodista – estrella del New York Times – y a la difusión que dio el propio medio, comenzaría la Guerra de Iraq en la que Estados Unidos utilizaría la existencia de estas armas como razón para perpetrar el ataque. Al no localizarse tales armamentos, tuvieron que pedir explicaciones a la periodista quien jamás desveló sus fuentes aunque sí fue despedida del periódico. El daño ya estaba hecho aunque como demuestran en la cinta, no fue el único caso de poca ética en la plantilla del Times. A raíz de estos acontecimientos, comenzaron los debates sobre el futuro de los medios analógicos frente al auge de los periódicos digitales. Muchos son los defensores del periódico en papel que  opinan que sin la prensa tradicional no existirían los nuevos medios, ya que muchas veces se nutren de estas publicaciones para realizar sus contenidos.

Rosii utiliza a los propios periodistas del NYT para humanizar la figura del periodista y su labor diaria. Un ejemplo es Brian Stelter, un famoso bloguero estadounidense. Pero sin duda el claro protagonista es David Carr. Se trata de una de las estrellas del medio y se convierte prácticamente en el hilo conductor del documental. A través de él, de su controvertido pasado y  sobre todo de su presente; traza el trabajo del periodista en el Times. El documental también constituye un ejemplo del trabajo diario de una gran medio: la ardua labor de documentación, la reunión de los redactores jefe y del director del medio – quien se sienta en una mesa como el resto de los periodistas, en medio de la enorme redacción – las numerosas llamadas que realizan al día para conseguir informaciones de primera mano, las batallas con el editor jefe… La cinta es una verdadera defensa al trabajo de la prensa tradicional pero sin dejar de lado la crítica a las razones que la han llevado a las crisis que atraviesa.

Aspectos técnicos de “Page One”

El equipo nunca forma parte del desarrollo de las imágenes, siempre ocupan un segundo plano, premisa de todo buen periodista. Los planos son subjetivos, tomados con cámara al hombro y casi siempre en la misma localización: la redacción del New York Times, aunque también hay algunos lugares comunes como la casa de David Carr – como parte de esta humanización de la figura del periodista – el coche del propio Carr, y algunas de las conferencias o participaciones en programas de televisión del periodista, siempre hablando sobre el futuro de la prensa escrita y de calidad con argumentos muy convincentes y contundentes.

Hay varios totales a periodistas de otros medios, de ex trabajadores y profesionales de varios medios de comunicación que van hilando la trama argumental. Además en varias ocasiones utilizan imágenes de archivo de calidades notablemente inferiores, que se ven deformadas. En este caso estaban más que justificadas al tratarse de informaciones que de otro modo no podrían haber logrado.

La música pasa a un segundo o incluso tercer plano. Solo el sonido ambiente y las voces de los protagonistas forman parte del audio del documental. La duración total es de 90 minutos, de los cuales los primeros resultan algo lentos y pesados. El desarrollo de la acción se va agilizando a medida que avanza el documental y ya nos hemos familiarizado con los personajes. Al final resulta una película fascinante con contenido muy interesante no solo para comunicadores y periodistas, sino para la sociedad en general.