Castelnou y Samper acogen el rodaje de ‘Gira’

Dos municipios turolenses albergarán este fin de semana el rodaje de ‘Gira’, un cortometraje sobre dos molinos de riego que se niegan a caer en el olvido.  

Los municipios turolenses de Castelnou -localización principal- y Samper de Calanda se preparan para convertirse durante un par de días en escenarios de cine. Un equipo técnico y artístico de en torno a 25 personas, en su mayoría aragoneses, permanecerán sábado y domingo en ambas localidades, elegidas para acoger el rodaje del falso documental ‘Gira’, de José Ángel Guimerá.

Foto 11

‘Gira’ es la historia de dos molinos de riego que, doce años después de que se abandonaran las extensiones de cultivo de olivos a las que surtían, continúan girando como el primer día. Se trata de un falso documental que contará la historia de ambas estructuras fabricadas de forma casera y con materiales reciclados entre 1998 y 2002 por un vecino de la zona.

Los molinos ubicados en la localidad turolense de Castelnou no serán los únicos protagonistas del cortometraje, sino que contará, a su vez, y en formato de falso documental; los periplos de una reportera (Carolina) y un cámara de televisión (Arturo), que tratarán de contar la historia de estos molinos a través de los testimonios de algunas de las personas que intervinieron en su fabricación.

“En medio de un secarral, dos molinos de viento giran y giran a pesar de no obedecer al propósito para el que fueron creados”, reza la sinópsis. En palabras de su director, José Ángel Guimerá, ‘Gira’ tratará también temas de actualidad, y no perderá de vista la crítica social: “Son muchos los ejemplos de mecanismos o herramientas sociales que desaprovechamos a pesar de tenerlas y que sean plenamente accesibles”.

Un rodaje de altura

Una de las cuestiones más novedosas del rodaje de ‘Gira’ es que se incorporarán dos ‘drones’ completamente equipados para grabar imágenes aéreas en alta calidad. “Gracias a estos dispositivos podremos conseguir planos inimaginables de otro modo”, añade Guimerá.

En su página web se puede ver el ‘Storyboard’ del cortometraje, dibujado por Luis Sanches, en el que podemos hacernos una idea de lo que se va a grabar. Ahora tan solo queda esperar a que la llegada del otoño de tregua al equipo de rodaje este fin de semana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aragón, escuela de artistas

Música, danza o teatro son las tres alternativas por las que cada año se deciden cientos de aragoneses.

Aragón ofrece numerosas alternativas de estudio para todo aquel que sueñe con ser artista, y no son pocos. Este año cientos de aragoneses se han decidido a estudiar música, danza, teatro o arte en nuestra comunidad. Para el nuevo curso, más de 700 personas se han matriculado en los distintos centros públicos de la capital aragonesa, que han visto aumentar su demanda en los últimos años.

Sin duda, la oferta más completa es la musical. En Zaragoza hay tres conservatorios, el Superior de Música de Aragón, el Profesional de Música y el Municipal Elemental, ubicado junto a la Escuela Municipal de Música y Danza. El primero de ellos, uno de los más prestigiosos a nivel nacional, cuenta con un 25% de alumnado aragonés, una excepción con respecto al resto de centros, que, en muchos casos, requieren de estar empadronado en la capital aragonesa. “Actualmente somos el único centro aragonés que otorga un título oficial”, afirma Agustín Charles, director del Conservatorio Superior, que este año ha recibido 80 alumnos nuevos. Una cifra “muy en la línea de ediciones anteriores”.

Este martes el Conservatorio Profesional de Música volvía a sonar. En su caso, aseguran que el número de matrículas presenta “un crecimiento exponencial en los últimos años”. Tan solo este curso han recibido 540 solicitudes de acceso de las cuales 137 han logrado una plaza, 62 en enseñanzas Elementales y 75 en Profesionales. “Del total, tan solo 16 provienen de otras comunidades”, asegura Fran Balsera, secretario del centro. “Todos los niños deberían tener estudios elementales de música.No conozco a nadie que haya estudiado música que no sea feliz ya que aporta muchas satisfacciones y valores a los niños que podrán extrapolar a otros ámbitos de su vida cotidiana”, añade.

 

Foto de Paulina Aleshkina.

Foto de Paulina Aleshkina.

En Aragón, también danza y teatro 

En la calle Domingo Miral se ubican tres centros artísticos: la Escuela Municipal de Música y Danza, el Conservatorio Municipal Profesional de Danza, que arrancaba su actividad este martes, y la Escuela Municipal de Teatro, que comienza el día 29. “Hemos recibido más de 1.900 solicitudes de nuevo ingreso para 350 plazas divididas en tres departamentos: folclore, clásica y moderna”, explica Chema Peralta, director de la Escuela de Música y Danza. Estas cifras suponen un aumento de solicitudes en casi 700 con respecto al año anterior. En este centro, el 90% del alumnado es aragonés.

Para acceder hay dos tipos de pruebas, “un sorteo para aquellos que no tienen conocimiento previo, y una prueba de nivel para el resto”, explica Peralta. En este centro se ofrece una educación musical no reglada a elegir entre multitud de disciplinas, desde rondalla, canto, bandurria o laúd a los predilectos piano y guitarra, en varios niveles: básico, medio y de ampliación. “Hay gente que considera que con saber leer música es suficiente. Hay alumnos que tienen la vida resuelta y deciden retomar un ‘hobby’ de la infancia“, explica Peralta.

Al Conservatorio Profesional de Danza se presentaron 120 personas para 40 plazas. “Se requieren diez años para ser bailarín profesional. Muy pocos llegan, apenas cinco alumnos al año”, afirma Rafael Fernández, director del centro donde se imparten cursos de enseñanzas elementales y profesionales que asegura que la crisis ha fomentado una mayor demanda: “Los estudios privados son caros y existe un afán de formación para diferenciarse”.

La última en comenzar su actividad será la Escuela Municipal de Teatro, que este año recibe a 24 nuevos alumnos. “En total se presentaron 51 personas a las pruebas de selección, que consistían en preparar un par de textos, uno contemporáneo y otro clásico”, asegura Ramón de Benito, director del centro. Esta cifra de preinscritos también es superior a convocatorias anteriores. “El 80% de los jóvenes que se presentan proceden de Aragón“, añade.

Los aragoneses lo tienen claro

A sus 20 años, Lucas Casanova tiene claro que quiere dedicarse al mundo de la interpretación, razón que le ha llevado a matricularse en la Escuela de Teatro este año. “Siempre he querido dedicarme a esta profesión. He estudiando dos años en un centro privado y seis con la carrera de música en la especialidad de instrumentos de púa en el conservatorio de Zaragoza”, explica el joven.

Para Casanova, el apoyo de sus padres ha resultado clave a la hora de decantarse por la carrera artística. “Mi padre siempre me ha dicho que haga lo que me gusta, porque la única manera de triunfar en estos momentos es haciendo lo que te gusta de verdad“, afirma. En cuanto a las salidas profesionales, sabe que no es fácil, pero no imposible: “Me gustaría vivir del escenario, pero no descarto dedicarme a la enseñanza”, concluye.

Hay otros jóvenes que han de salir de su tierra en busca de su preferencia. Es el caso de Dani Ferruz, que comenzó a estudiar piano con 7 años y se va a Barcelona para continuar su carrera en el Conservatori del Liceu, de carácter privado. “En Zaragoza no existe la especialidad de interpretación jazz, por lo que tuve que buscar alternativas”. En su opinión, Zaragoza se encuentra muy por detrás de otras ciudades: “Para ser una ciudad como la que es, tendría que mejorar en cuanto a instalaciones y a educación”, asegura. “Aunque sé que es difícil, me encantaría dedicarme a tocar, y me gustaría hacerlo en casa, pero de momento no hay muchas posibilidades y hace falta apoyo de las instituciones”, concluye el joven.

 


Noticia publicada en Heraldo.es