Los servicios sociales aragoneses obtienen un aprobado raspado

El Sistema de Servicios Sociales de Aragón ocupa el noveno puesto en el ranquin nacional.

Aragón aprueba en servicios sociales pero sin grande alegrías. A esta conclusión ha llegado la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, que este viernes hacía publico el‘Índice DEC 2014’, que analiza los derechos, la relevancia económica y las coberturas de las diferentes Comunidades Autónomas.

Se trata de la tercera edición de este estudio, coordinado por el zaragozano Gustavo García; y desarrollado por un equipo de seis personas, entre las que se encuentran cuatro aragoneses. En palabras de García, se trata del primer estudio nacional que analiza el volumen de recursos destinados a servicios sociales en nuestro país.

Heraldo

Según el informe, publicado durante el XXI Congreso Estatal de la asociación que tuvo lugar en Madrid, Aragón ocupa el noveno lugar por Comunidades Autónomas en desarrollo de sus servicios sociales, con una calificación global de débil y 5,05 puntos sobre 10, empeorando los resultados del año anterior, cuando obtuvo una calificación de Medio-Bajo con 5,8 puntos. 

Además, el Gobierno de Aragón es el que menos apoya a las entidades locales en esta materia a nivel nacional. Los datos publicados demuestran que la institución tan solo financia el 8% del gasto frente al 28% de media nacional. Asimismo, la significación del gasto autonómico sobre el total del gasto en servicios sociales es menor en el caso de Aragón, con un 75,5%, que la media estatal que es del 80%; mientras que las entidades locales aportan el 24,5% restante, dato que supera la media estatal, que se sitúa en el 20%.

En los dos últimos años, los recortes en esta materia en la comunidad aragonesa alcanzaron los 36 millones de euros según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Estos recortes suponen una reducción del 10,5%, pasando de 329€ anuales por habitante en 2011 a 295€ en 2013. El recorte en servicios sociales es mayor en el Gobierno de Aragón (10,5%) que en las entidades locales (8%).

Aragón, la que menos gasta

Las administraciones públicas aragonesas gastan 12€ menos al año por habitante que la media estatal en servicios sociales, que es de 307€. Para equipararse a la media española, el Gobierno de Aragón y las entidades locales deberían invertir 15 millones de euros más al año en esta materia. Aragón también está por debajo de la media estatal en relación con el PIB regional: el 1,24% en Aragón, frente al 1,42% de media en el conjunto del Estado. Aunque, como advierte García, “las comunidades que más gastan no son las que mejores servicios dan”. 

En cuanto a la cobertura de prestaciones y servicios sociales, Aragón está mejor que la media estatal en cobertura y cuantía de sus Rentas Mínimas de Inserción (IAI), plazas residenciales públicas y privadas para personas mayores y sin hogar y cobertura del Servicio de Ayuda a Domicilio. Sin embargo, como asignaturas pendientes aparecen cuestiones como la cifra de trabajadores por habitantes en estructuras básicas, la cobertura en Atención a la Dependencia, los acogimientos familiares de menores o la intensidad horaria del Servicio de Ayuda a Domicilio.

Actualmente todavía existen tres indicadores que no han podido ser elaborados por falta de datos oficiales, como el número de residencias y plazas en centros de día y ocupacionales para personas con discapacidad o las de acogida para mujeres víctimas de violencia de género. 

Una conclusión alarmante

Recientemente, el Observatorio Ebrópolis publicaba un informe en el que afirmaban que el 20% de los aragoneses se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social en la actualidad. Por su parte, Unicef hablaban de un 27% de pobreza infantil en España.  

Hay una tendencia preocupante de ir hacia atrás y eso es penoso. Aragón ha estado aceptablemente bien en ediciones anteriores pero va perdiendo posiciones al tiempo que se deterioran las políticas sociales de manera grave”, señala Gustavo García.

Noticia publicada en Heraldo.es.

 

Un 20% de los aragoneses, en riesgo de exclusión social

Un 20% de los aragoneses se encuentra en riesgo de exclusión social.

Dos de cada diez aragoneses se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social en la actualidad, una cifra situada siete puntos por debajo de la media nacional. En concreto, el 20% de los ciudadanos de Aragón se encuentran en esta situación, frente al 28% de la media española.

Estos datos, basados en la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), forman parte del nuevo boletín del Observatorio Urbano Ebrópolis, en el que se afirma que “en Aragón, el porcentaje de personas que se encuentra por debajo del umbral de la pobreza es del 22%”, un punto por encima de la media nacional, y cinco de la del resto de Europa.

Exclusión social

En 2014, las ayudas de Cáritas dirigidas a familias en riesgo de exclusión han aumentado en un 28% con respecto a agosto de 2013, y los importes de las mismas se han incrementado en un 24%. “A pesar de que se habla de recuperación económica, no hemos notado ningún retroceso en el número de solicitudes de familias afectadas. Esta realidad viene dada por la escasa capacidad de respuesta de las administraciones, que acumulan retrasos en el acceso a los servicios públicos a la ciudadanía”, explica Cristina García, secretaria general de Cáritas en Aragón.

Desde la organización aseguran que la situación de pobreza se sigue cronificando en nuestra comunidad; un problema que afecta a todo el núcleo familiar, sin excepción: “Si bien es cierto que apreciamos un esfuerzo en dar respuesta por parte de la Administración, este es insuficiente. En la actualidad se dan retrasos en las tramitaciones de prestaciones sociales y hay falta de coberturas, problemas con las becas de comedor y material escolar e, incluso, en la cobertura de las necesidades básicas. Algo está fallando”, asevera García.

La secretaria general de Cáritas asegura que los elevados costes de vida actuales hacen prácticamente inviable la cobertura de las necesidades básicas. “Los ciudadanos con ingresos inferiores a los 1.000 euros al mes no llegan. Se dan cortes de luz, problemas con los alquileres… Esta situación está provocando que se deba elegir entre qué necesidades básicas cubrimos“.

Pobreza infantil 

Sin duda, una de las cifras más alarmantes de esta situación es la de pobreza infantil, que afecta a un 27% de los niños españoles, según los últimos datos publicados por Unicef. “Hay muchas familias aragonesas que llevan más de tres años en situación de pobreza extrema, lo que da lugar a otras deficiencias como problemas de salud mental, fracaso escolar o dificultades familiares o con la pareja”, explica Rosa Sánchez, del Espacio de Derechos Sociales de Marea Naranja Aragón.

En lo referente al problema de la infancia, Sánchez afirma que no solo se limita a los libros, al material escolar o la malnutrición. “Estamos hablando de niños que no pueden participar en actividades de ocio o excursiones, imprescindibles para su desarrollo vital y personal, lo que supone un sufrimiento añadido”, asegura.

Desde el colectivo denuncian que “con la excusa de llegar a los más pobres, se están dejando de lado situaciones de exclusión muy graves y a muchísimas familias”. Además, aseguran que “con la próxima modificación de la Ley de Ingreso Aragonés de Inserción (IAI), se va a dejar a mucha gente fuera”.

Dependencia y servicios sociales

Desde la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales España, aseguran que la situación aragonesa sigue empeorando. “Hay una tendencia preocupante de ir hacia atrás y es penoso. Aragón ha estado aceptablemente bien pero va perdiendo posiciones al tiempo que se deterioran las políticas sociales de manera grave“, señala Gustavo García, miembro de la asociación y coordinador del ‘Índice DEC 2014’ para la valoración del desarrollo de los servicios sociales en España.

Noticia publicada en Heraldo.es

El ventrílocuo que se enamoró de su muñeca

Periodismo narrativo en Latinoamérica

Era el año 1997 y las 12 de la noche de un día de invierno. Carlos Domínguez –Charly– caminaba por el centro de Bahía Blanca con la valija en la mano hasta que llegó al cabaret. Se puso el traje en el camarín, subió al escenario e hizo lo que venía haciendo cada noche en distintos pueblos del interior: sentar a su muñeca Rosita en la falda y hacerla hablar.

—Pequeña niña de ojitos azules, quisiera que un día pudieras caminar —dijo Charly y la miró sin mover los labios.
—Pequeño señor, no soy una niña, no podré caminar —se lamentó Rosita, y bajó la mirada.
—Mi sueño es ver a una niña que quiera reír, que quiera cantar…  
—Yo quisiera reír y quisiera cantar y ser esa niña que te haga soñar…

En la primera mesa frente al escenario, una pareja llamó con una seña al mozo y…

Ver la entrada original 4.086 palabras más